En que consiste la formación “In Company”

La creciente competencia y los cambios introducidos por las nuevas tecnologías en el mundo empresarial están obligando a las compañías a prestar mayor atención a la formación de sus empleados. La formación ‘In company‘, es la formación que se realiza para la empresa. Se trata de cursos diseñados a medida de los objetivos y de las necesidades de cada compañía, que, a su vez, suelen servir para potenciar tanto los conocimientos como las habilidades de sus profesionales.

¿Cuál es la metodología?

Paso 1.Contenidos Adaptados

Se realiza un análisis exhaustivo de las necesidades de su empresa y se analiza el nivel de los empleados a formar, para llegar a contenidos A Medida en función, de las necesidades, nivel y objetivos de la formación.

Paso 2.Capacitación Participativa

Se trabaja desde el modelo fundamentado en el Ser. Los profesionales no aprenden lo que se les dice, aprenden sobre todo aquello que ellos mismos han colaborado en pensar, en elaborar, en enunciar.

Paso 3.Contenidos Prácticos

La formación deberá permitirle a los profesionales vivir las experiencias a base de ejercicios, dinámicas y casos prácticos de los que los participantes extraigan de modo natural las consecuencias pedagógicas pertinentes, los objetivos del curso que se les había propuesto al principio.

Paso 4.Impartación

La formación se podrá impartir de manera presencial, virtual o mixta, los contenidos se ajustan a todo tipo de modalidad de impartición sin perder la calidad y la finalidad de los mismos, el aprendizaje de competencias.

Ventajas de la formación “In Company”

La formación ‘In company‘ cuenta con su principal ventaja que tiene como base la realidad de la empresa y crea lazos entre los empleados. Este tipo de acciones son la manera de adaptar los programas de formación estándar a la realidad del negocio y a su cultura, lo que garantiza una mayor transferencia al puesto de trabajo.  La transferencia de lo aprendido al puesto de trabajo es más rápida y también más eficiente. Además, fomenta las relaciones sociales entre los asistentes a los programas y el ‘networking‘, lo que mejora la productividad y la visión global del negocio. Por lo general este tipo de formación se realizan en las instalaciones de la propia empresa, lo que permite mayor flexibilidad de horarios e instalaciones. Finalmente la Formación In Company, le permite a la empresa dar una formación integral, continua, de acuerdo con sus necesidades específicas.