La FADP te invita a la Eucaristía para levantar nuestras oraciones y dar las gracias por un nuevo inicio, por la sabiduría de quienes nos guían y por el difícil momento que el mundo enfrenta. En oración encontraremos la paz, la unión y la tranquilidad que todos necesitamos.